miércoles, 23 de mayo de 2012

Enseñar a Enseñar en Educacion Fisica



Enseñar a enseñar en educación física
La educación física ha sufrido cambios importantes desde hace algún tiempo, las transformaciones de esta forma de educación desde el punto de vista teórico y metodológico, han creado la necesidad de profesores de Educación Física creativos, capaces de llevar a cabo el proceso de enseñanza aprendizaje, bajo una óptica diferente, donde el aprendiz es un sujeto activo, reflexivo, constructor de su propio conocimiento, al analizar lo anterior nos surge la siguiente interrogante, 




¿estarán en condiciones en estos momentos los profesores que llevan a cabo este proceso docente-educativo, de asumir este reto?,

Por otro lado, ¿las escuelas de formación de profesionales que ejercerán posteriormente como profesores de esta disciplina académica, entre ellos la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte (EIEFD) enseña a sus estudiantes, futuros profesionales que impartirán está asignatura?, 
 ¿cómo llevar a cabo un proceso de enseñanza aprendizaje, que cumpla con las exigencias de la educación física en este siglo XXI ?,  
si se quiere cumplir con la misión de la escuela hay que llevar a cabo un proceso docente capaz de proporcionarle a los estudiantes la posibilidad de aprender a aprender (que en el caso de las asignaturas del área del ejercicio de la profesión, sería aprender a enseñar), después de diferentes estudios se decidió llevar a cabo este trabajo de impartir la enseñanza de la asignatura Didáctica de la Educación Física, perteneciente al plan de estudio da la carrera de Licenciatura en Educación Física y Deporte sobre la base de situaciones problemitas, discusiones polémicas, talleres, debates, así como otros métodos con estas características, que hagan reflexionar a los estudiantes, futuros profesionales.
    Vivimos, en la actualidad, una situación paradójica en lo que al deporte se refiere. Por un lado, desde el punto de vista social, el deporte constituye un fenómeno cultural universal que lo define, probablemente, como la más importante actividad física humana. En contraposición, su inclusión en el currículo de la Educación Física, sobre todo en la Educación Primaria, está cuestionada por cuanto se duda de su idoneidad en relación a los objetivos educativos que promulga la LOGSE.

    Pensamos que el deporte posee una serie de valores educativos muy interesantes, intrínsecos a su propia práctica que deberían tratarse en la Educación Física. Ahora bien, para poder beneficiarnos de ellos, debemos hacer un planteamiento metodológico que se aleje del modelo tradicional del deporte de competición. El objetivo del presente artículo es reflexionar sobre distintos aspectos relacionados con la enseñanza de los deportes colectivos en edad escolar y proponer unas pautas metodológicas para el adecuado tratamiento de los mismos en la iniciación deportiva dentro de la Educación Física y a través de actividades extraescolares complementarias.

2. Métodos de enseñanza en la iniciación deportiva

    En este punto, reflexionaremos someramente sobre los métodos de enseñanza que consideramos más adecuados para la iniciación deportiva. Siguiendo a Blázquez (1995), no vamos a profundizar en todos los métodos de enseñanza deportiva que se conocen, sino que vamos a resumirlos en dos grandes grupos, que tratan, de forma general, la filosofía del profesor a la hora de plantear dicha enseñanza.

    Por un lado, cabe analizar los llamados métodos tradicionales, construidos sobre la base del entrenamiento deportivo. Los entrenadores presentan limitaciones en su formación pedagógica y didáctica y, por tanto, basan sus planteamientos de aprendizaje en la consecución de un abanico más o menos amplio de elementos técnicos individuales, así como de sistemas de juego colectivo. Estaríamos hablando de modelos que repiten e imitan el modelo de entrenamiento de los adultos con ciertas adaptaciones para los niños.

    Son métodos basados en la lógica del pensamiento del adulto que realiza un análisis de los elementos técnicos y los fracciona para, progresivamente, asimilar las distintas partes. Por ello, buscan el dominio de la técnica a base de descomponer el gesto y, posteriormente, asociar y combinar una gran cantidad de técnicas - tipo. Sólo cuando se dominan las partes de un gesto, éste se podrá ejecutar de forma global, es decir, las acciones motrices deportivas son equivalentes a la suma de las partes en que se dividieron para aprenderse.

    El distanciamiento de esta forma de plantear la enseñanza con respecto a los intereses de los niños en edad escolar es evidente por cuanto el niño necesita mantener un alto grado de motivación en la tarea para que ésta resulte significativa y, mediante la repetición rutinaria de movimientos o partes de ellos, difícilmente podrá lograrse. Además, la supuesta eficacia en cuanto la asimilación de destrezas deportivas queda en entredicho pues el niño accede al conocimiento por organización progresiva de estructuras y la interacción con el medio va proporcionando las bases para la creación de una estructura global (Blázquez, 1995). El aislamiento de la ejecución de los movimientos crean situaciones artificiales que el niño, en la fase de operaciones concretas, no es capaz de asimilar, pues para él carecen de lógica.

    Junto a ese carácter analítico que hace perder a la práctica deportiva el contacto con el contexto global y real del juego los métodos de enseñanza tradicionales se caracterizan por un excesivo directísimo por parte del profesor que plantea las situaciones de aprendizaje conforme a unos modelos estándar de los que el ejecutante no debe salirse y basa su comunicación con los alumnos en unas explicaciones detalladas de los aspectos anatómicos y biomecánicas del gesto y en una serie de correcciones al respecto, únicamente enfocadas a la ejecución.

    Estos métodos, además de coartar la creatividad de los alumnos y su posible iniciativa, ni siquiera son eficaces para el aprendizaje puramente deportivo, pues no potencian la formación táctica del individuo sino la reproducción de modelos de ejecución, sin incidir en aspectos divisionales tan importantes en el juego real de los deportes colectivos. En consecuencia, si tratamos de utilizar el deporte como un medio de educación integral, este planteamiento no parece el más adecuado para beneficiarse de los valores intrínsecos del deporte.

    Por otro lado, se encuentran los métodos activos, en los que se conciben las prácticas deportivas, no como una suma de técnicas, sino como un sistema de relaciones entre los diferentes elementos del juego lo que permite determinar la estructura de estas actividades (Blázquez, 1995).

    Estos métodos, además de entender profundamente las características propias del deporte, están basados en el practicante, en nuestro caso, en los niños en edad escolar. De acuerdo con la forma concreta que tienen los niños de acceder al conocimiento proponen situaciones reales de juego, eso sí, adaptadas al nivel de los participantes que, en el caso de los deportes colectivos, supone partir de la actividad total del grupo y de los gestos, considerando al equipo no como una suma de jugadores, sino como un conjunto estructurado con vistas a la realización de un proyecto común (Blázquez, 1995)

    Mientras en los métodos tradicionales, las situaciones de aprendizaje se componen de ejercicios de asimilación y de aplicación de destrezas, en los métodos activos son situaciones lúdicas en las que se busca la solución motriz a problemas planteados en el propio juego. Los gestos técnicos son, por tanto, deducidos a partir de la situación real de juego de manera individual sin establecer criterios generales de eficacia estandarizados.

    De este modo, el contacto con la realidad es manifiesto, al tiempo que, al no establecer patrones de ejecución, se fomenta la creatividad y la imaginación de los alumnos. Como consecuencia de una práctica divertida y satisfactoria, el niño se siente atraído por el deporte y, de esta manera, desarrolla una motivación intrínseca hacia su práctica que puede desembocar en hábitos perdurables hasta la adultez.






Realizado Por:

Juan Martinez
Jesus Zarraga
Edduar Colina






2 comentarios:

  1. muy bueno el articulo

    ResponderEliminar
  2. Enseñar a Enseñar en educacion fisica.en la actualidad nos estamos preparando para aprender y llevar los conocimientos adquiridos a las instituciones Y por ende si hay docentes preparados hoy en dia

    ResponderEliminar